iberica 2000.org


Año internacional del microcrédito, para reducir la pobreza.

(2296)

DESDE CHILE Y BAJO EL PUNTO DE VISTA DE AYUDA EN ACCIÓN...
Según estimaciones de Naciones Unidas, cerca del 60% de los 550 millones de trabajadores pobres en el mundo son mujeres. Ellas emplean, en comparación con los hombres, el doble de su tiempo en labores no remuneradas y cultivan el 65% de los alimentos del planeta.

En el año internacional del microcrédito, Ayuda en Acción pone de manifiesto en Chile el papel de las microfinanzas para reducir la pobreza a la mitad para 2015.

LA CUMBRE REGIONAL DEL MICROCRÉDITO ANALIZA EN CHILE LOS AVANCES PARA MITIGAR LA POBREZA.

Una de las herramientas más eficaces para reducir la pobreza y aumentar la autonomía de la mujer es el microcrédito, cuyo Año Internacional se conmemora precisamente en 2005. En la Cumbre Regional del Microcrédito que se celebra del 19 al 22 de abril en Santiago de Chile, Ayuda en Acción pondrá de manifiesto las posibilidades de las microfinanzas para reducir la pobreza y presentará algunas de sus experiencias en el continente en este ámbito.


Las microfinanzas suponen un gran avance para el fortalecimiento del sustento de las familias campes.

18 de abril de 2005. En 1998, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó 2005 como Año Internacional del Microcrédito, con el fin de reconocer su contribución a la mitigación de la pobreza. La experiencia de los últimos años ha demostrado la eficacia de esta herramienta que permite que millones de las familias más pobres del mundo, y especialmente las mujeres, reciban créditos para poner en marcha iniciativas económicas que les generen nuevos ingresos.

En la mayor parte de los países en vías de desarrollo, las mujeres son las responsables del suministro diario de agua y alimento para la familia. Sobre ellas recaen también muchas de las tareas agrícolas ya que, según la FAO, un 51% de estas labores las realizan las mujeres. En África y Asia, las mujeres trabajan por término medio trece horas a la semana más que los hombres y en muchas regiones dedican cinco horas diarias a las tareas de recogida de combustible y agua y hasta cuatro horas a la preparación de la comida.


El Banco Comunal está orientado principalmente a mujeres pero también a hombres que estén realizando actividades económicas. Es un espacio de trabajo solidario, basado en la cooperación, el respeto mutuo y la unidad de las socias. Actualmente, el TACIF apoya 58 Bancos Comunales, integrados por 1.276 asociados (78% son mujeres) que manejan una cartera de 152.000 dólares, con un nivel de morosidad en los créditos del 2,13% (hasta un 5% se considera excelente).

“Potenciar el papel económico de la mujer es un factor de importancia crítica para liberar a millones de personas del círculo de la pobreza y el hambre. Si proporcionáramos a la mujer acceso a las oportunidades económicas y educacionales, así como la autonomía necesaria para aprovechar esas oportunidades, se superaría un importante obstáculo que entorpece la erradicación de la pobreza y el desarrollo personal de las mismas mujeres”, asegura Camino Villanueva, responsable regional del programa de Microfinanzas Solidarias de Ayuda en Acción y delegada de nuestra Organización en Santiago de Chile.

En la Cumbre Regional de Microcrédito para América y el Caribe se va a resaltar la especial relevancia de las microfinanzas para cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio. “Éstos deben entenderse como un conjunto de acciones no aisladas que fomentan el desarrollo social en general y no únicamente económico”, explica Camino Villanueva.

El microcrédito es un instrumento que facilita el acceso a servicios financieros por parte de personas con escasos recursos y que se encuentran excluidos del sistema financiero formal.

El acceso a estos servicios supone un pilar fundamental para fortalecer y diversificar los sistemas de sustento de las familias campesinas y urbanas marginadas. Esto se logra a través de la inversión del capital prestado en pequeños negocios o microempresas o para cubrir las necesidades de la vida cotidiana (nacimientos, educación, salud, matrimonios, fallecimientos…) y asegurar sus sistemas de vida en épocas de crisis o en caso de emergencias.

En las comunidades en las que Ayuda en Acción y sus socios en América impulsan programas de desarrollo a largo plazo, la mayoría de las familias no tiene acceso a estos servicios financieros, considerados poco rentables o lucrativos para el sistema bancario formal. Frente a esto, los diferentes productos financieros a pequeña escala, las microfinanzas, constituyen un activo para disminuir la vulnerabilidad económica de las familias.

Por eso, Ayuda en Accion, junto a más de 35 organizaciones latinoamericanas, promueve el diseño y desarrollo de sistemas alternativos de Microfinanzas Solidarias (fundamentalmente microcredito), adaptados a las diferentes realidades locales de Perú, Ecuador, Bolivia, Nicaragua, El Salvador, Honduras y México.

Estas diferentes iniciativas, con una perspectiva social y solidaria de la economía, comparten el objetivo de centrarse en el fortalecimiento de las capacidades y la autonomía económica de las personas y colectivos excluidos de los sistemas formales de crédito. Para poder lograrlo, se fundamentan en los principios de solidaridad, participación comunitaria democrática, equidad de género, alianzas estratégicas, innovación y sostenibilidad.

Buenos resultados.
En 1998, Naciones Unidas proclamó 2005 Año Internacional del Microcrédito para reconocer la contribución de esta herramienta en la reducción de la pobreza. Así lo reconocen numerosos estudios como el informe del Banco Mundial que indica, a modo de ejemplo, como en Bangladesh el 48% de los hogares pobres que tuvieron acceso a microcréditos consiguieron salir de la pobreza. Precisamente, este sistema de financiación nació en este país cuando el Grameen Bank de Bangladesh lo puso en marcha hace 25 años.

Ayuda en Acción estará presente en Santiago de Chile para mostrar algunas de las experiencias que, junto a más de 35 organizaciones locales, lleva a cabo en América desde la década de los noventa. Camino Villanueva, responsable regional del programa de Microfinanzas Solidarias de Ayuda en Acción participará en el Consejo de ONG de la Cumbre Regional de Microcrédito para América Latina y el Caribe que tendrá lugar del 19 al 22 de abril.

La Cumbre Regional del Microcrédito constituye un importante espacio para que Ayuda en Accion pueda compartir y consolidar la apuesta por las Microfinanzas Solidarias junto todas las organizaciones que, desde América Latina y en el mundo entero, coinciden en el compromiso de contribuir a la construccion de un mundo con mejores oportunidades para todos y todas.
Toda la información, desarrollada en... (Enlace...)

CONTACTOS PARA MEDIOS DE COMUNICACIÓN:
* Para posibles entrevistas con Camino Villanueva, delegada Ayuda en Acción en la Cumbre de Santiago de Chile, puede contactar con el Área de Prensa:
* Icíar de la Peña: 91 522 60 60 ext: 157
* Marta Raimundo: 91 522 60 60 ext: 259 móvil: 658 98 44 50

C/ Infantas 38 28004 Madrid
mraimundo@ayudaenaccion.org
* Ayuda en Acción... (Enlace...)

Insertado por: silvia3942 (06/09/2002)
Fuente/Autor: Área de Prensa de Ayuda en Acción.